miércoles, diciembre 13, 2006

Roma: una ciudad escrita

Es conocido que la antigua ciudad de Roma ofrecía a sus viandantes numerosos textos destinados a la lectura o al menos a ser vistos. Inscripciones, graffiti, tituli picti, tablas de madera o cualquiera otra de las modalidades de la escritura expuesta reclamaban el ojo del romano, unas veces inscritas en piedras o placas de bronce, otras insertas en un mosaico, a menudo pintadas en la pared o escritas en hojas de papiro destinadas a una difusión pública temporal.
El análisis de estas escrituras y el significado del campo de comunicación que delimitaban es el objeto que analiza, de manera intensa y meticulosa, la investigadora francesa Mireille Corbier. Mediante el estudio de las escrituras expuestas presentes en tres de los enclaves más significativos de Roma (el Capitolio, el Foro de César y el Palatino), Corbier nos invita a recorrer la ciudad, sus monumentos y sus constumbres de una manera estimulante y singular, revisando las distintas manifestaciones y funciones de dichos textos: información, rituales, autocelebración, construcción de la memoria, prácticas administrativas, usos lúdicos y contestatarios, etc. La obra se completa con un importante aparato gráfico compuesto por 148 ilustraciones, 23 de ellas en color.

Mireille Corbier es directora de investigación del Centre National de la Recherche Scientifique, y directora también de la prestigiosa revista "L'Année épigraphique", además de autora de numerosos trabajos sobre el mundo romano.